fbpx

Manzanilla, una aliada para la congestión nasal, el dolor de garganta y el resfrío.

La manzanilla y sus propiedades como remedio casero.

La manzanilla* es una de las hierbas medicinales más utilizadas en Occidente, debido a sus propiedades, que son diversas: tanto es antiespasmódica y ayuda a eliminar gases, como  ligeramente sedante. Además, alivia inflamaciones. 

Ahora, te contamos una nueva aplicación para la manzanilla: el resfrío y la congestión nasal.

En un estudio con pacientes resfriados, se realizó la administración de un extracto de manzanilla a través de un sistema de inhalación a vapor y se demostró una reducción en la necesidad de medicamentos y la duración de los síntomas.

La manzanilla contiene flavonoides y apigenina. Los flavonoides son compuestos que mejoran la respuesta del sistema inmune. La apigenina, un flavonoide cítrico con propiedades antioxidantes, disminuye la respuesta de los nervios y la producción de NF-kB, una proteína celular que causa la inflamación. 

Se recomienda beber té de manzanilla ante la aparición de los primeros síntomas de la congestión nasal. Claro que si eres alérgico a las margaritas, se debe evitar el té y otros productos a base de manzanilla, ya que podrías padecer una reacción alérgica. Si hay dolor de garganta, la infusión de manzanilla es muy útil para desinflamar la zona. 

El tratamiento con vapor de manzanilla es otra opción para aliviar la congestión: Hierve agua en una olla. Usa la manzanilla en cualquier forma como bolsas de infusión, o las flores secas.  Añade manzanilla a la olla y cubre con una tapa durante 10 minutos. Coloca la olla sobre una mesa, retira la tapa e inhala los vapores, con una toalla que cubre tu cabeza. Cuidate de que el vapor no esté demasiado cerca para que no te produzca molestias.

https://es.wikipedia.org/wiki/Chamaemelum_nobile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *