fbpx

Plantas medicinales en cosmética, un tesoro accesible

Primero una definición: Fitocosmética es el estudio del uso de las materias primas de origen vegetal (fitoingredientes) en la formulación de productos cosméticos, de higiene o tocador, con el objetivo de ejercer una función cosmética. Es decir para embellecer, corregir , nutrir, suavizar, calmar, dar mejor apariencia.

¿Y cuál es la ventaja de la fitocosmética frente a los productos que conozco y a los que accedo en la perfumería, la farmacia o incluso en el supermercado?

En realidad, se trata de una elección que va a favor de nuestro bienestar, porque podemos cuidarnos, aprovechar las excelentes propiedades de numerosas plantas para corregir problemas en la piel y el cabello; y al mismo tiempo ahorrar dinero, ya que estos productos podemos elaborarlos en casa, con poca inversión y haciendo algo divertido. También, otra ventaja es que estos productos podemos envasarlos de forma que no generemos más basura, lo que beneficia al medio ambiente.

¿Pero los productos de fitocosmética son igual de beneficiosos que los comerciales?

Por supuesto. Existen muchos de esos preparados comerciales en base a plantas. Valga un ejemplo: el aloe vera. Esta planta se utiliza en miles de productos de cosmética convencional. También, podemos mirar en la góndola de champúes y ver que se utilizan aceites vegetales, extractos de plantas y otros activos en muchos de ellos. Claro que también contienen siliconas o sulfatos, que no son beneficiosos para el pelo. Las ceramidas del aceite de jojoba son similares a las de la piel humana, por lo que este aceite es mágico para mantenerla humectada.

Pero hay más. Los productos comerciales generalmente usan un componente de los que tiene una planta. En cambio, un extracto vegetal tiene lo que se llama fitocomplejos, es decir el conjunto de sustancias de una planta ( antioxidantes, astringentes, nutrientes, por ejemplo), o sea que el cosmético que obtienes es mucho más completo.

Entonces la fitocosmética es lo mismo que un cosmético vegano.

No, porque en fitocosmética no necesariamente el vehículo de un principio activo tiene que ser a base de plantas o de origen natural. A una crema básica se le agregan en la proporción adecuada los activos vegetales y es un fitocosmético. Pero muchas veces sí , un fitocosmético puede ser vegano al estar elaborado con componentes vegetales en su totalidad. Por ejemplo, un bálsamo labial.

¿Y se pueden elaborar preparados fitocosméticos en casa que sean seguros?

Si, porque se usan componentes seguros y probados, que han sido investigados rigurosamente. Precisamente la fitoterapia, que estudia las plantas medicinales, aporta todo su saber a la fitocosmética. También la cosmética natural, que se viene desarrollando a paso rápido en los últimos años, suma su aporte. Y la aromaterapia aporta la acción de los aceites esenciales, muchos de ellos excelentes en el cuidado de la piel.

¿Y realmente es más económica?

Para los beneficios que aporta es realmente económica. Sobre todo porque con unos pocos ingredientes básicos se pueden elaborar numerosos preparados. Pero además, como dijimos al principio, es una elección. Yo prefiero hacer mi desodorante, mi aceite capilar, mi crema de manos, y de esta forma puedo darle a mi piel un cuidado de calidad. No gasto más de lo que gastaba antes y los resultados son mejores.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *